Cómo Cuidar una Begonia

Cómo Cuidar una Begonia

La begonia es una planta que proviene de ambientes con climas tropicales y al tenerlas en un jardín cualquiera, a la planta se le tiene que dar ciertos cuidados. Pero no te preocupes, son cuidados básicos y que los puedes utilizar, así no tengas mucha experiencia y conocimiento.

En este artículo te vamos a explicar paso a paso cómo tienes que cuidar las begonias, así que procura quedarte hasta el final y hacer las anotaciones correspondientes.

Pasos para cuidar una begonia

Averigua a qué especie pertenece tu begonia

Tienes que recordar siempre que existen más de 1800 subespecies de begonia. De cada una de estas, destacan tres familias principales, las cuales son: rizomatosas, las fibrosas y las tuberosas.

Te explicamos esto porque dependiendo de dónde quieres que la planta se encuentre, tendrás que hacer tu elección muy bien.

Cada familia de begonia posee características de crecimiento diferentes, por lo que una begonia de interiores no es apta para crecer bajo el sol directo o en sitios a semisombra.

2. Necesitan una temperatura cálida y bastante húmeda

Ten presente que casi todas las begonias comparten el mismo tipo de ambiente tropical y subtropical. Por tal motivo, estas plantas tienen que encontrarse en sitios donde la temperatura sea cálida y haya humedad.

Lo más recomendable es que estén en sitios donde la temperatura del ambiente esté entre los 18 y 22°C, aunque hay especies que pueden soportar unos cuantos grados más a este margen.

3. Elegir una buena ubicación

El gran error que muchos cometen al momento de tener plantas en sus hogares, es por no proporcionarle una ubicación para fomentar su crecimiento. Si bien es cierto que estas especies son perfectas para la decoración de interiores, también requieren de condiciones especiales para crecer y vivir.

Lo mejor que puedes hacer, es buscar un sitio en donde la luz indirecta incide sobre ellas. Por ejemplo, una ventana que esté siempre a la sombra pero que fácilmente, recibe el resplandor del sol de manera indirecta.

4. Lograr un grado de humedad adecuado

Estas plantas (sin importar a qué familia pertenecen), necesitan de un nivel de humedad constante, eso sí, el grado tiene que ser preciso. Es decir, no se puede exceder ni tampoco ser muy corto.

Evita tener que regar en exceso a tu begonia buscando generar humedad.

Un método que puedes implementar y que es efectivo con estas plantas, es colocar un plato debajo de la maceta en donde está la planta y agregarle al plato algo de agua. Si tienes piedrecillas, pues colocarlas también.

5. riega solo cuando veas que la planta lo necesita

Este punto se encuentra muy relacionado con el anterior. Para efectuar un buen riego y en el momento adecuado, tienes que hacerlo justo cuando notes que las hojas de la planta se encuentran caídas.

De esta manera estarás evitando darle agua a la begonia cuando realmente no lo necesita.

6. No humedezcas sus hojas

Un dato que de seguro te va a interesar, es que las begonias son increíblemente resistentes a las plagas y enfermedades. Sin embargo, esto no quiere decir que nunca se enferme.

Un error que debes evitar a toda costa, es el de humedecer las hojas de la planta. Hacer esto puede provocar que la planta contraiga hongos y posiblemente muera si no se trata a tiempo.

7. Quitar las hojas y las flores muertas

Si deseas que tu planta viva por mucho más tiempo y se vea vivaz con cada semana que pase, entonces tienes que quitarles las flores que ya están marchitas y retirar las hojas que ya han muerto, pero que aún no se han desprendido de la planta.

Deja una respuesta